Reconocimiento de las iglesias y acercamiento con las comunidades: Los avances del proyecto de documentación digital del patrimonio religioso de Chiloé

Créditos imagen: Fundación Iglesias Patrimoniales Chiloé

Tal como se había planificado, el equipo encargado del proyecto de documentación digital del patrimonio religioso de Chiloé iniciará durante enero el trabajo de reconocimiento de las 15 iglesias que serán parte del registro. 

Bernardita Devilat, directora del proyecto, comentó que, en este primer viaje, además de reconocer los templos sagrados, también se buscará “conversar con las comunidades, contarles lo que vamos a hacer y que ellos estén de acuerdo con este registro, porque es un registro que va a quedar abierto para todo el mundo”.

Cabe recordar que este proyecto es respaldado por el EWAP (Endangered Wooden Architecture Programme) de la Universidad de Oxford Brooks, y financiado por Arcadia, un fondo de caridad de Lisbet Rausing y Peter Baldwin. En detalle, estas 15 iglesias de Chiloé serán las protagonistas de un registro mixto que contempla, además de fotogrametría, un levantamiento con escáner láser 3D terrestre, drones, dibujos, entrevistas y videos, “para ir generando modelos 3D de cada una de las iglesias, que son muy precisos y que puede servir para su reparación, para ver en qué estado están, para analizar posibles daños, etc”, precisó Devilat. 

En ese sentido, la directora del proyecto anticipó que la documentación digital de estas 15 iglesias no sólo permitirá generar un registro que prevalezca en el tiempo, sino que también “poner en valor a las iglesias al documentarlas. Para eso estamos involucrando a las comunidades en ese proceso. Tener esta documentación les permite a ellos, por ejemplo, no sólo ver si quieren reparar las iglesias, sino que también conseguir otros fondos. Es como una puerta de entrada para posibles nuevas cosas que vayan saliendo para ellos”.

Además, Devilat aseguró que el registro digital también permite “explorarlas virtualmente, entonces uno podría tener recorridos virtuales desde cualquier parte del mundo, como una puerta de acceso a este patrimonio. También permite una documentación arquitectónica, entonces saber en qué estado están las iglesias, poder identificar daños, humedad, un montón de patologías que la madera tiene ahora. La información permite hacer asesorías expertas sin la necesidad de llevar siempre al experto a la iglesia misma”.

Participan en este proyecto el Centro del Patrimonio Cultural UC, a través de su director, Umberto Bonomo, y Andrés Morales como Asistente de Investigación. A esa lista de colaboradores se suman el Dr Felipe Lanuza como Research Fellow y el profesor M. Gamal Abdelmonem, director del Centro de Arquitectura, Urbanismo y Patrimonio Global (CAUGH) en NTU; Dr Lorenzo Berg de la Universidad de Chile como colaborador y Natalia Cruz, de la Fundación Iglesias Patrimoniales de Chiloé.